Diseño Acústico para Restaurantes

Escrito por: Comaudi

Alzar la voz durante las comidas implica un gasto de energía extra para el organismo
y la acentuación del stress. Comer en un ámbito ruidoso, además de perturbar
una conversación entre amigos, puede producir diferentes perjuicios a la salud:
cansancio, cefaleas, disfonía y por supuesto, problemas digestivos. Los restaurantes
que proponen un ambiente calmo y distendido se jerarquizan. El especialista en
acústica debe ofrecer un diagnostico fehaciente y un conjunto de soluciones para
mejorar las condiciones acústicas en los restaurantes. ¿Es posible asegurarnos de
tener confort acústico antes de la construcción y decoración del restaurante? Claro
que sí. Pero para entender como puede lograrse debemos primero conocer algunos
aspectos básicos de la acústica en esta clase de espacios.

Reverberación

La reverberación es el efecto que
producen las múltiples reflexiones del
sonido en las superficies del recinto. Su
duración es crucial para entender las
palabras de un interlocutor ya que a
mayor tiempo de reverberación menor
es la inteligibilidad de la palabra. La
duración de la reverberación se define en
acústica como el tiempo de reverberación,
abreviado TR. Si el TR es prolongado,
unos sonidos interfieren con otros ya
que los primeros tardan excesivamente
en extinguirse. El efecto se acentúa
en espacios amplios y con superficies
duras y poco porosas como, por ejemplo,
templos o gimnasios. Pero un bajo TR
también puede resultar incómodo ya que
produce una sensación antinatural. En
los restaurantes se recomienda que ese
valor esté comprendido entre 0,5 y 0,9
segundos.
Para obtener un espacio bien
acondicionado, es menester utilizar
revestimientos absorbentes acústicos.
Los materiales acústicos se definen por
su capacidad de absorción del sonido,
utilizando para ello el concepto de
coeficiente de absorción. Este coeficiente
esta comprendido entre valores de 0 y 1.
Un coeficiente de 0 indica que el material
no absorbe, solo refleja el sonido.
Ejemplos de materiales con escasa o nula
absorción son los pétreos, los cerámicos,
los bloques, el concreto, etc. En cambio,
si su coeficiente de absorción se
encuentra más cerca de 1 serán eficaces
para controlar la reverberación y el eco.
Estos acabados son blandos y porosos,
como moquetes y tapices, cortinados.
Pero existen productos comerciales más
eficientes y con mejores propiedades que
habitualmente se denominan paneles
acústicos. Los paneles Decoracustic
presentan propiedades inmejorables:
llegan a alcanzar un coeficiente de 1
(100% de absorción acústica) y además
son ignífugos y poseen una excelente
estética, lo cual de por sí lo hace un
material decorativo. Arquitectura y
acústica pueden combinarse en armonía.

El ruido

Para que el dialogo entre dos personas
separadas a 1 metro de distancia pueda
realizarse con voz normal, es necesario que
el nivel de ruido de fondo no supere los
65 dBA. Tanto el ruido producido por los
equipos de climatización, como el escaso
aislamiento del exterior o de las áreas del
servicio, así como el nivel sonoro producido
por las voces de mesas vecinas, pueden
llevar este valor a ser muy superior. Si

 

bien el control de la reverberación permite
reducir la energía reflejada no actúa sobre
el sonido directo y, por ende, la colocación
de paneles acústicos puede no ser suficiente.
Entonces, ¿qué podemos hacer?
Antes que nada, como asesores acústicos,
debemos realizar un buen diagnóstico del
proyecto. Si se trata de una obra ya ejecutada
con la actividad en funcionamiento, deben
realizarse mediciones de los niveles de ruido,
la evaluación del tiempo de reverberación y
condiciones de inteligibilidad de la palabra.
Mediante este diagnostico, se podrá
determinar cuáles son las soluciones
arquitectónicas tanto desde un punto de vista
acústico como funcional, económico y estético.
Debe analizarse si la densidad en el
espacio es correcta, en términos de
comensales por m2, determinar si es
posible hacer algún tipo de subdivisión
del espacio o diseño que permita que
el sonido no pueda recorrer largas
distancias sin encontrar algún obstáculo,
una geometría no paralela para evitar
la reflexión entre paredes opuestas,
etcétera.

Diseño

Un problema acústico no se resuelve
mágicamente sino empleando el esfuerzo
y conocimiento de especialistas en el
diseño y cálculo de la mejor solución. La
solución de un especialista en acústica
debe tener en cuenta el diseño estético, la
armonía con lo pre-existente y el respeto
por el carácter y la personalidad de cada
local. Debe realizar un revelamiento
arquitectónico previo, trazar objetivos
concretos, como la reducción del ruido y
la reverberación a valores técnicamente
adecuados y realizando modelos y
dibujos 3D para la mejor comprensión
de las soluciones. El secreto de un buen
consultor en acústica, debe estar en la
innovación y originalidad de la solución.
El especialista en acústica, debe hacer
un trabajo integral y no remitirse solo
al aislamiento o los temas que hacen
referencia al ruido. Todo el entorno, es
importante, a la hora del diagnostico y
de la solución.

Arq. Alejandro Badanian

Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
Download Best WordPress Themes Free Download
Download Premium WordPress Themes Free
lynda course free download
download mobile firmware
Download WordPress Themes
ZG93bmxvYWQgbHluZGEgY291cnNlIGZyZWU=