¿Cómo controlar el ruido en la fuente, el medio y el receptor?

Escrito por: Comaudi

Cuando se habla de controlar el ruido lo primero en lo que se piensa es en reducirlo, sin embargo, esto no es necesariamente la manera más sencilla o correcta de hacerlo. Para lograr una verdadera disminución se tiene que trabajar desde tres áreas, la primera en la fuente que lo genera, la segunda en el medio por el cual se transmite y la tercera en el receptor de dicho ruido.

A continuación mencionaremos algunas de las medidas que se pueden aplicar para abarcar cada una de las áreas mencionadas y lograr así un mejor control de ruido.

1.- Reducción de ruido en la fuente

Todo ruido tiene una fuente que lo genera, por lo que localizarla y evaluar la forma en la que puede controlarse es el primer paso, una vez identificada se pueden tomar acciones como:

  • Reducir la amplitud de las vibraciones del foco original ya sea a través de la disminución de impactos o impulsos,  con el aislamiento de vibraciones o con absorbentes dinámicos.
  • Reducir la amplitud de las vibraciones de otros focos que vibran debido a las vibraciones originales por medio de la disipación de energía utilizando materiales amortiguantes.
  • Realizar cambios en los procedimientos de operación.

2.- Reducción de ruido en el medio que lo transmite

El medio por el cual el ruido es transmitido juega un papel importante y pueden concentrarse los esfuerzos en atenuar aquí el ruido. Entre las medidas que se pueden tomar están:

  • Tener una adecuada instalación de la fuente sonora, una manera sencilla es aumentando lo más posible la distancia entre la fuente y el receptor para que de manera orgánica se disminuya el ruido.
  • Deflexión del medio a través de la colocación de barreras efectivas que sean de mayor tamaño a la longitud de onda del ruido que se quiere desviar.
  • Utilizar técnicas de encerramientos alrededor de la fuente sonora o del mismo receptor.
  • Usar absorbentes acústicos que se pueden colocar en los techos, suelos y paredes para atenuar el sonido.
  • Colocar filtros y silenciadores acústicos.

3.-Reducción de ruido en el receptor

Cuando hay un receptor cerca de la fuente que produce el ruido puede representar un problema para la persona ya que la exposición prolongada a sonidos fuertes tiene un impacto en la salud auditiva provocando incluso la pérdida del oído, por ello es importante que los receptores no estén sometidos a ruidos altos. Para verificar el nivel del ruido se pueden utilizar los sonómetros, que son los aparatos que hacen esta medición y con ello verificar que los niveles no sean dañinos para la salud.

Si una vez implementadas las medidas mencionadas anteriormente los niveles de ruido siguen siendo elevados se recomienda tomar las siguientes acciones para cuidar del receptor.

  • Utilizar equipo de protección auditiva individual.
  • Brindar la capacitación al personal sobre los efectos negativos de la exposición al ruido.
  • Tener un control de los tiempos de exposición para no poner en riesgo su salud.

En Comaudi somos expertos en acústica y control de ruido, podemos ayudarte a identificar cuáles son las mejores opciones para controlar el ruido en la fuente, el medio y el receptor. Llámanos y conoce las soluciones que tenemos para ti. Contáctanos.