Expertos en control de ruido industrial y acústica arquitectónica

Escrito por: Comaudi

Comaudi es experto en Control de Ruido Industrial y Acústica Arquitectónica con más de veinte años de experiencia, somos una excelente alternativa para lograr disminuir los niveles de ruido. Contamos con una amplia variedad de materiales acústicos con la tecnología más actual fabricada en Estados Unidos.

También llevamos a cabo el diseño, fabricación e instalación de barreras acústicas, cabinas sonoamortiguadoras y sistemas de control de ruido.

¿En qué consiste el control del ruido?

Uno de los problemas actuales es la contaminación acústica, cada vez es más común vivir rodeado de ruido extremo sin ponernos a pensar en el daño que puede provocar a nuestra salud. Existen estudios que han demostrado los peligros de estar sometidos a fuertes ruidos por largos periodos de tiempo, ya sea en los hogares o en el trabajo.

Las afectaciones a la salud pueden ir desde episodios de estrés hasta la pérdida del oído, es por ello que existen regulaciones para normar los niveles de ruido permitidos a los que puede estar sometido una persona.

La norma NOM-011-STPS-2001 establece los tiempos máximos permisibles de exposición a ruido en los centros de trabajo. El cumplimiento asegura que ningún trabajador verá disminuida su capacidad auditiva lo cual, entre otros beneficios, redunda en mayor productividad. La norma describe los elementos de un programa de conservación de la audición que se debe implementar en las áreas donde los niveles sean potencialmente peligrosos (mayor a 85 dBA).

En cuanto a niveles de ruido hacia los vecinos (limite de predio) las normas siguientes son las que aplican: NOM-081-SEMARNAT-1994 a nivel federal y NADF-005-AMBT-2006 que aplica en CDMX.

El control del ruido consiste en el conjunto de medidas que se toman para asegurar los niveles de ruido aceptables de acuerdo a las legislaciones vigentes y evitar así consecuencias que dañen la salud de las personas.

El control del ruido se puede realizar desde tres puntos de vista:

  1. Control del ruido en la fuente: se busca controlar el ruido desde el origen que lo genera, por ejemplo se actúa en la vibración que produce el ruido.
  2. Control del ruido en el receptor: se refiere a una solución para controlar el ruido directamente en quien lo está recibiendo.  Este tipo de soluciones suelen adaptarse en el entorno laboral donde el ruido puede ser tan alto que se deben tomar medidas para que los trabajadores no estén expuestos, ya sea a través del uso de protectores como cascos y tapones o cabinas de aislamiento, donde lo que se aísla no es la fuente, sino al receptor.
  3. Control del ruido en la propagación: el sonido se propaga de un lugar a otro, pero siempre lo hace a través de un medio material, como el aire, el agua, la madera, etc. Por lo que se busca controlar el ruido en sus medios de propagación a través de barreras acústicas o cerramientos.

Es importante saber que:

Una reducción de ruido de 3 dB (decibeles) equivale a una disminución del 50% de la energía acústica y por lo tanto representa una disminución del 50% en el riesgo de una pérdida auditiva por exposición al ruido.

Una reducción de 10 decibeles representa una disminución del 90% de la energía acústica y el sonido se percibe a la mitad de la intensidad.

Si usted desea lograr reducciones mayores de 32 dB recomendamos utilizar casetas de acero del tipo Comaudi con sello hermético.

Materiales acústicos

LOS MATERIALES ACÚSTICOS PARA EL CONTROL DE RUIDO SE DIVIDEN EN DOS CLASES:

  • Materiales Absorbentes: Son aquellos que se colocan sobre superficies “duras” como muros, plafones acústicos e incluso pisos y cuyo objetivo es absorber las ondas sonoras e impedir que reboten en la superficie y aumente los niveles sonoros.
  • Barreras Acústicas: Se utilizan como paredes de cabinas, cuentan con por lo menos un elemento significativo de masa que disminuye el nivel del sonido que se transmite de un lado al otro. Generalmente son materiales compuestos que cuentan también por lo menos con una capa de material absorbente.

Métodos para silenciar maquinaria ruidosa

  • Tratamiento acústico del área (Reducción de Ruido: 6 a 9dBA) Colocación de materiales absorbentes de ruido en muros y plafones del cuarto o nave. No se requiere cubrir toda la superficie disponible, se recomienda dejar espacio para ductos e instalaciones eléctricas.
  • Aislar con caseta sonoamortiguada (Reducción de ruido: 12 a 19dBA sin techo, y 20 a 29dBA con techo)
  • Su diseño debe considerar facilidad de acceso a la máquina y en caso de requerir techo la necesidad de iluminación y ventilación deben tomarse en cuenta. Como regla general la altura de las paredes será del doble de la altura de la máquina para no requerir del techo.